La corrupción: monstruo de mil cabezas

Eugenio Trujillo Villegas / Director Sociedad Colombiana Tradición y Acción / 22.04.2019 Sin duda, cada época tiene sus particulares formas de criminalidad. A fines del siglo pasado, el narcotráfico tuvo un protagonismo tenebroso, tanto en Colombia como en los demás países de América latina.  Los llamados carteles de la droga crearon ejércitos de sicarios que protegían a sus criminales jefes, que insaciablemente se fueron apoderando de todo lo que querían. Compraron tierras, mansiones, hoteles y empresas, derrochando poder y riqueza. Sin embargo, el nuevo siglo trajo un cambio profundo en esas costumbres mafiosas, pues su extravagante estilo de vida generó un profundo rechazo en la sociedad, además de llamar la atención de las autoridades. Pero no tanto de las locales, que extrañamente nunca se enteran de nada, sino de la DEA, la CIA, el FBI y el Departamento de Estado. Una vez consolidados los grandes males que produjo el narcotráfico, cuyo efecto más nocivo para la sociedad fue el desmantelamiento…

Sin comentarios