Es de la esencia de toda verdad no tolerar el principio contradictorio

“La intolerancia doctrinal”, Cardenal Pie, fragmento de la obra Se puede decir que el Cardenal Louis-Édouard-François-Desiré Pie, obispo de Poitiers, fue maestro de varios Papas. Colaboró activamente con el Papa Beato Pío IX en la descripción y refutación de los errores modernos, contribuyendo decisivamente en la declaración del dogma de la infalibilidad pontificia. León XIII lo hizo Cardenal y San Pío X le llamaba “mi maestro” Es de la esencia de toda verdad no tolerar el principio contradictorio. La afirmación de una cosa excluye la negación de esa misma cosa, como la luz excluye las tinieblas. Allí donde nada es cierto, donde nada es definido, los sentimientos pueden estar divididos, las opiniones, pueden variar. Yo comprendo y pido libertad en las cosas discutibles: in dubiis libertas. Pero cuando la verdad se presenta con los distintivos de certeza que la distinguen, por lo mismo que es verdad ella es afirmativa, es necesaria y, por consecuencia, es una e intolerante: In necessariis unitas. Condenar…

Sin comentarios

Un moderado lanzado por la ventana

Traducido de Georges Lenotre, “La Petite Histoire”, tomo 5: “La Revolution par ceux qui l’ont vue”, Bernard Grasset (ed.). París, 1934. Novedades del pasado El tipo humano considerado “normal” hoy es el moderado, o que al menos lo parece. Un moderado es lanzado por la ventana durante al Revolución francesa. El moderado es por definición un centrista que no quiere comprometerse con las consecuencias de los principios que adopta. Considera ideal hasta no tener principios. El quiere ser bien visto por todos, nunca tiene opinión estable, a no ser a respecto de su propia moderación. Pero si su posición de “término medio” es atacada, se vuelve furioso: el moderado es un fanático de la moderación. Ataca furibundo a los que desean el bien por entero y los tacha de “extremistas”. Con los extremistas del mal, por el contrario, sonríe y colabora pues así –dice él– se les ablanda el corazón para que no hagan cosas “tan malas”. Sin embargo,…

Sin comentarios
La Iglesia está expuesta a ataques especialmente de sus propios hijos
San Pío X

La Iglesia está expuesta a ataques especialmente de sus propios hijos

El Papa San Pío X denuncia que la Iglesia está expuesta a ataques de parte no solamente de sus enemigos declarados, sino especialmente de sus propios hijos. Las elevadas cualidades de piedad, doctrina y celo que os distinguen (a los nuevos cardenales), y, sobre todo, la devoción que profesáis para con la Santa Sede Apostólica, nos dan la certeza de que Nos auxiliaréis poderosamente a conservar intacto el depósito de la fe, a preservar la disciplina eclesiástica y a resistir a los pérfidos asaltos a que la Iglesia está expuesta de parte no solamente de sus enemigos declarados, sino especialmente de sus propios hijos. Si el triunfo de la Iglesia en medio de todos los peligros y de todos los asaltos contra ella dirigidos en el curso de los siglos fue debido a la indomable firmeza de nuestros Padres, a su atenta vigilancia, a su solicitud celosa y a su delicadeza como que virginal en materia de doctrina, en…

Sin comentarios

Odiar la compañía de los malos

Verdades Olvidadas De una carta a Suger, Abad de Saint‒Denis y ministro del Rey de Francia: “Fuera de eso, me pregunto, ¿por qué continuáis teniendo relaciones con personas que no quieren conformarse con vuestra manera de ver, sobre todo en las cosas de que se trata? “¿Por qué se encubren ellas con vuestro nombre? “Deberíais romper abiertamente con esos hombres sacrílegos y separaros de ellos, para poder decir con el Salmista: ‘Odié la asamblea de los malos y no quiero sentarme al lado de los impíos’ (S1. 25, 5) y mostrar a la Iglesia entera que nada tienes de común con ellos. Recordaos de estas palabras del Profeta, en el comienzo del primer salmo: ‘Feliz aquel que no tomó parte en el consejo de los malos'”. (Sl. I, I) (Carta 381 de la edición de Louis Vivés). San Bernardo

Sin comentarios

Nadie puede servir a dos señores

VERDADES OLVIDADAS “Aun cuando los hijos del siglo sean más hábiles que los hijos de la luz, sus ardides y sus violencias tendrían, sin duda, menos éxito si un gran número, entre aquellos que se llaman católicos, no les tendiesen una mano amiga. “Sí, infelizmente, hay quienes parecen querer caminar de acuerdo con nuestros enemigos, y se esfuerzan por establecer una alianza entre la luz y las tinieblas, un acuerdo entre la justicia y la iniquidad por medio de esas doctrinas que se llaman católico-liberales, las cuales, apoyándose sobre los más perniciosos principios, adulan al poder civil cuando éste invade las cosas espirituales, e impulsan a las almas al respeto, o al menos a la tolerancia, de las leyes más inicuas. Como si absolutamente no estuviese escrito que nadie puede servir a dos señores. “Ellos son ciertamente mucho más peligrosos y más funestos que los enemigos declarados, no sólo porque los secundan en sus esfuerzos, tal vez, sin percibirlo,…

Sin comentarios

San Atanasio: Queréis estar en el medio, entre la luz y el mundo

Verdades Olvidadas San Atanasio: [1] “Queréis ser hijos de la luz, pero no renunciasteis a ser hijos del mundo. Deberíais creer en la penitencia, pero creéis en la felicidad de los tiempos nuevos. Deberíais hablar de la Gracia, pero preferís hablar del progreso humano. Deberíais anunciar a Dios, pero preferís predicar el hombre y la humanidad. Lleváis el nombre de Cristo, pero sería más justo si llevaseis el nombre de Pilatos. Sois la gran corrupción, porque estáis en el medio. Queréis estar en el medio, entre la luz y el mundo. Sois maestros del compromiso y marcháis con el mundo. Yo os digo: haríais mejor si anduvieseis con el mundo y abandonaseis al Maestro, cuyo Reino no es de este mundo”. (cf. K. Flam, Atanasio viene nella metropoli, in una fossa di belve, Breslavia, 1930, p. 84). [1] San Atanasio ‒ (Alejandría, c. 295 – id., 373) Padre y Doctor de la Iglesia, también llamado San Atanasio el Grande o Atanasio de Alejandría. Acudió a…

Sin comentarios
Las últimas palabras de Steve Jobs
Steve Jobs

Las últimas palabras de Steve Jobs

Steve Jobs, empresario y magnate de la informática, murió el 5 de Octubre de 2011. Dejando al margen los aspectos obscuros y controvertidos de su vida y personalidad, sus últimas palabras constituyen una meditación, un tanto laica, sobre el valor que debemos atribuir al éxito y a la fortuna. “He llegado a la cima del éxito en los negocios. “A los ojos de los demás, mi vida ha sido el símbolo del éxito. “Sin embargo, aparte del trabajo, tengo poca felicidad. Por lo demás, mi riqueza es simplemente un hecho al que estoy acostumbrado. “En este momento, acostado en la cama del hospital y recordando toda mi vida, me doy cuenta de que todos los elogios y las riquezas de las que estuve una vez tan orgulloso, se han convertido en insignificantes delante de mi muerte inminente. “En la oscuridad, cuando miro las luces verdes de los equipos de respiración artificial y siento el zumbido de sus sonidos mecánicos, puedo sentir el aliento…

Sin comentarios

En todos los que no están unidos a Cristo hay latente algo de diabólico

Palabras dirigidas por San Juan María Vianney a Ernest Hello y a Jorge Seigneur, que pedían consejos sobre la fundación de un diario católico. (1859) “El comienzo de una gran obra debe ser pequeño. No es la cuestión financiera la que os debe afligir. Todo lo que Dios quiere se arregla, no se sabe cómo. Tendréis el auxilio necesario y, aún faltando éste, debéis comenzar. “Vivimos en un mundo miserable. Debéis exponer esta miseria y decir la verdad sin acepción de personas. Hay una masa de mentiras y de errores que debéis disipar, sin mirar a las personas que los difunden. Debéis combatir el error, aun entre los católicos, pues éstos tienen menos derecho ‒si puedo hablar de derecho‒ de que los otros a predicar ideas erróneas. Amad a vuestros adversarios. Rezad por ellos, pero no debéis saludarlos. Es tiempo perdido. No procuréis agradar a todos, ni a todos podéis agradar. Procurad agradar a Dios, a sus ángeles y a sus Santos. ¡Ése es…

Sin comentarios

Cuando los hombres se alejan de Dios, se corrompen las costumbres y decae la propia civilización

Cuando se rompen los vínculos que atan al hombre a Dios, que es el legislador y juez supremo y universal, no queda sino la apariencia de una moral meramente profana, o como ellos dicen, de una moral independiente que hace caso omiso de la Razón eterna y de los preceptos divinos y que, por eso, lleva inexorablemente a la última y más desastrosa consecuencia que consiste en la conversión del hombre en norma para sí mismo. Incapaz ya de elevarse a los bienes sobrenaturales en alas de la esperanza cristiana, solo buscará pastos terrenales en que pueda hartar el hambre de todos los goces y comodidades de la vida, y se aumentará la sed de placeres, el afán de riquezas, el deseo de rápido y excesivo lucro sin atender las reclamaciones de la justicia, se consumirá en ambición y en fiebre de satisfacerla aunque sea mediante el atropello del derecho, y finalmente, llegará al desprecio de las leyes y…

Sin comentarios