Catolicismo. – La prensa brasilera notició, muy resumidamente y de mala voluntad, la colosal marcha contra las FARC ocurrida en el día 4 de Febrero pasado en Bogotá. Algunos periódicos publicaron que millares de colombianos participaron de manifestación.

¿Millares?

Permítame corregirle. Fueron millones. Todos los analistas de la marcha concuerdan que en ella participaron entre 10 y 15 millones de personas en toda Colombia. Fue un acto de solidaridad nacional impresionante, del cual no conozco ningún antecedente en ningún lugar del mundo.

Colombia tiene un poco más de 40 millones de habitantes, y que entre 10 y 15 participaran de esta protesta ciudadana, es algo de una importancia inconmensurable. El objetivo único e inequívoco de la marcha era protestar en contra de las FARC. Contra la organización guerrillera en concreto, contra sus métodos terroristas, contra el secuestro que ellos promueven como un arma de guerra, contra el terrorismo, contra la extorsión, contra la violencia.

Colombia demostró su más absoluto rechazo a esta guerrilla marxista y terrorista que lleva más de 40 años destruyendo nuestra Patria. El rechazo no podría ser más categórico.

Catolicismo. – Cómo se apreció la marcha en la ciudad de Bogotá?

Creo que el titular del diario El Tiempo al día siguiente resume lo acontecido. “Algo jamás visto”. Esa frase lo resume todo. Y viene acompañado de una impresionante foto de toda la primera página del diario, donde se observa un verdadero mar de gente, que llenaba todos los espacios de una de las principales avenidas de Bogotá, la Carrera Séptima.Creo que en Bogotá salieron unas dos millones de personas a protestar contra las FARC, en una ciudad que tiene unos 6 ó 7 millones de habitantes.

Catolicismo. – Y en las otras ciudades como fue la protesta?

En todas las ciudades de Colombia fue exactamente lo mismo. Por ejemplo, en Medellín y Cali, que son las ciudades que le siguen en importancia a Bogotá, salieron cerca de 500.000 personas en cada una. Es decir, uno de cada cuatro habitantes de esas ciudades se unió a esa protesta increíble.

Y así fue en todas las ciudades del País. En todas las capitales de los departamentos, y en todas las poblaciones grandes y pequeñas, hubo un masivo rechazo a las FARC.

Igualmente aconteció en las principales ciudades el mundo, pues en todas ellas hay colonias de colombianos radicados en el exterior. Las más concurridas fueron en Miami, New York y Madrid. Pero igualmente llegaron noticias de concentraciones en Roma, Buenos Aires, Washington, Sao Paulo, Quito, Lima y centenares de otros lugares. Fue algo asombroso…

Catolicismo. — Otros diarios brasileros publicaron que en el día de la marcha Colombia quedó dividida entre manifestaciones a favor y manifestaciones contrarias a las FARC. ¿Es esto así?

Si eso fue afirmado por algún diario de Brasil, debo decir que es una desinformación grosera y mentirosa. Colombia entera rechazó a las FARC y no tengo noticias de que en algún lugar hubiese una manifestación de apoyo a las FARC.

Es más. Aunque antes ciertamente no hubo un rechazo tan categórico a las FARC, también es cierto que nunca hubo una manifestación significativa de apoyo a las FARC. Nunca la hubo. La opinión colombiana siempre ha rechazado a las guerrillas, aunque ellas han aprovechado la debilidad de los gobiernos anteriores para amedrentar a la población.

Catolicismo. — Usted que participó de la manifestación nos podría contar cómo fue preparada la opinión pública colombiana para tan gran movilización?

Han sido muchos años de atropellos, crímenes e injusticias cometidas por las FARC y la opinión pública de Colombia se cansó de todo esto. Creo que no hay una sola familia en Colombia que no halla sido afectada por un crimen de las FARC y esto condujo naturalmente a una gran reacción de todo el pueblo colombiano.

Las guerrillas se han burlado de todos los gobiernos y nunca han cumplido con las promesas de paz que han hecho. Justifican su lucha armada y sus crímenes, alegando que luchan por el bienestar de la población. Pero ahora esa misma población se manifiesta con un NO rotundo contra ellos y ese es un factor muy importante en la actual situación de Colombia.

La población ha perdido el miedo a las venganzas y las retaliaciones de la guerrilla y ese es el primer paso para una derrota definitiva de las FARC y de las demás organizaciones terroristas que actúan en Colombia.

Catolicismo. – Qué nos puede contar sobre lo que ha hecho Tradición y Acción en Colombia?

Nosotros tenemos muchos años de estar desarrollando una intensa actividad ideológica en contra de las FARC. Nos alegra inmensamente que ahora todo el País se manifieste en contra de ellos, pero este ha sido un proceso muy lento y la lucha ha sido muy difícil.

Nos cabe el honor de haber sido los primeros en levantar el estandarte del rechazo a las guerrillas, en momentos en que hacerlo representaba un riesgo inmenso. Y lo hicimos con valor y energía, no sólo dentro de Colombia, sino también en muchos foros internacionales.

Por ejemplo, Tradición y Acción publicó en el año 2.000 un manifiesto de página entera en el Washington Times y en el Diario de las Américas, en Miami, denunciando que las FARC se financiaban con el dinero del narcotráfico, y que existía una alianza macabra entre la guerrilla marxista y el narcotráfico para destruir a Colombia.

El propio presidente de Colombia en la época, el Sr. Pastrana, el mismo que les entregó una buena parte del territorio a los bandidos de las FARC, se apresuró a afirmar que eso no era cierto y que no estaba comprobado. Sin embargo hoy, ocho años después, esta es una de esas verdades tan evidentes que nadie en sano juicio puede negarla.

Nosotros fuimos los primeros en levantar esa bandera, la mantuvimos enarbolada por todos estos años, a veces prácticamente solos, y ahora el mundo entero reconoce que lo afirmado por nosotros era la verdad. Pero eso tardó mucho tiempo en convertirse en una verdad innegable. Se necesitaba coraje y asumir un riesgo ponderable, para hacerlo hace ocho años.

Catolicismo.- Que más nos puede contar acerca de esas actuaciones de Tradición y Acción?

Otra acción muy importante fue un foro realizado en Miami, con la ayuda de la colonia cubana exilada en esa ciudad de los Estados Unidos, que tuvo una inmensa repercusión en nuestro País.

Tradición y Acción y la Fundación Nacional Cubano Americana organizaron una gran conferencia, para denunciar la infiltración de las guerrillas en muchos organismos del Estado colombiano. Uno de los oradores del certamen fue el General Néstor Ramírez, Segundo Comandante del Ejército de Colombia, invitado de honor a la reunión.

En su conferencia, el general denunció que las guerrillas habían infiltrado organismos del Estado como la Procuraduría y la Fiscalía, lo cual generó una verdadera tempestad publicitaria. A pesar de las protestas de muchos sectores políticos, y de todos los amigos y simpatizantes de las guerrillas, que hasta exigieron la destitución del General Ramírez, esta denuncia, impensable en el año 2.001, terminó siendo otra realidad incontestable. Hasta las propias Fuerzas Armadas y la Policía Nacional terminaron siendo víctimas de esta infiltración, como se demostró años después hasta la saciedad.

Catolicismo. – Cómo surgió la idea de fundar Tradición y Acción?

Tradición y Acción nació en 1.998 con el objetivo principal de darle continuidad a la labor desarrollada por la Sociedad Colombiana de Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad –TFP-

La TFP en Colombia comenzó labores desde los años 70 y se convirtió en la mayor organización ideológica que enfrentaba las guerrillas, al tiempo que luchaba por una verdadera restauración moral del País.

El 1.995, la muerte del fundador de la TFP, el profesor Plinio Correa de Oliveira, desató una crisis tremenda al interior de la organización. Un sector mayoritario de la TFP Colombiana decidió darle nuevos rumbos a la entidad, apartándola de las directrices recibidas de su fundador.

Fue así como surgió entonces Tradición y Acción. Yo era Vice-presidente de la TFP colombiana, y al desatarse la crisis, con algunos de los antiguos miembros de le Entidad, resolvimos fundar la Sociedad Colombiana Tradición y Acción, y salvar 30 años de lucha en la defensa de nuestro país.

Catolicismo — Qué ha hecho su movimiento actualmente?

Estamos trabajando en dos iniciativas muy importantes. La primera es una gran campaña de difusión de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Colombia en un país profundamente católico, que fue consagrado al Corazón de Jesús en 1.902. La crisis moral de nuestro tiempo ha hecho que esos valores se vayan perdiendo, pero en este momento hay un gran resurgimiento religioso en el mundo entero y es necesario dar a la población una orientación en ese sentido. Estamos haciendo una gran divulgación de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús.

Y también, estamos empeñados en la divulgación de una obra de estudio y análisis muy importante: Colombia, Nunca más bajo el imperio del Caos. Es un profundo estudio sobre el conflicto armado colombiano, realizado por una comisión de estudios de Tradición y Acción.

Este libro es un compendio de los últimos 20 años de nuestra historia, que demuestra cómo la capitulación del Estado y de la Sociedad ante las presiones de las guerrillas, fue realmente lo que nos condujo al caos en el cual hemos vivido en estas últimas dos décadas

La presión terrorista de las guerrillas generó una actitud profundamente equivocada del Estado, de la Sociedad, y de algunos sectores católicos del país. Muchos pensaron que capitular ante las amenazas conduciría a la pacificación de Colombia, y en la realidad aconteció todo lo contrario.

El libro describe cómo fue ese proceso lamentable y hace un apelo para que una situación similar jamás ocurra de nuevo. Y estamos haciendo una gran divulgación de esta obra.

Catolicismo —A qué se debe la eficiencia del trabajo de Tradición y Acción?

Tuve el honor de conocer al Profesor Plinio Correa de Oliveira, quien fuera el fundador de la TFP de Brasil. Todos los demás directores de Tradición y Acción tuvieron también esa honra. Y de él aprendimos a analizar los procesos socio-políticos e ideológicos que afectan nuestro mundo contemporáneo.

Hemos venido aplicando las enseñanzas que de él recibimos a lo largo de muchos años de contacto permanente y que están plasmadas en el libro Revolución y Contra Revolución. En esa obra magistral están condensados todos los principios de acción que han inspirado a todas las entidades Tradición-Familia-Propiedad en el mundo.

Catolicismo. – Actualmente, con tan gigantesca reacción a las FARC, Ud. cree que tales objetivos de las FARC continúan vigentes?

Las FARC seguirán siendo un peligro y no se puede bajar la guardia frente a ellas. Los promotores de la revolución marxista jamás descansarán en su lucha revolucionaria, y eso nos debe mantener atentos y con todas las señales de alarma encendidas.

Además, hay un elemento nuevo en esa lucha política, del cual aún no hemos hablado, y se trata del presidente Chávez de Venezuela. El se está convirtiendo en un aliado y en un cómplice de las FARC y eso resulta muy peligroso, no sólo para Colombia, sino para las demás naciones de América Latina.

Catolicismo.- A propósito de Chávez, cómo se ve en Colombia esa relación entre las FARC y el presidente de Venezuela?

Muy grave y muy preocupante. Creo que todavía no se conoce realmente hasta dónde llega esa relación, pero lo que sí se sabe es que es muy estrecha.

Creo que en muy poco tiempo se irán conociendo las intimidades de esta nueva alianza, que además ni el propio Chávez oculta. Antes por el contrario, la proclama a los cuatro vientos.

Estoy convencido de que las FARC hacen parte de los planes expansionistas del presidente Chávez. El quiere exportar su revolución bolivariana por muchos países, al precio que sea, y tiene dinero de sobra para hacerlo. Y en las FARC ha encontrado una alianza que le viene como anillo al dedo.

La unión de Chávez y las FARC son una amenaza latente para Colombia y también para Brasil, aunque no se hable mucho de ello. Aunque para muchos brasileños suene extravagante, uno de los objetivos de las FARC es alcanzar una gran influencia en Brasil, y la chequera de Chávez puede ser de gran auxilio en ese sentido.

Catolicismo
Edicion Marzo de 2008